jueves, 24 de noviembre de 2016

¿Debería divorciarme?


¿Alguna vez te has preguntado si debes permanecer casado/casada o sería más conveniente divorciarte? No eres el único. Problemas en el matrimonio sugieren, con facilidad, este tipo de preguntas. Este artículo te ayudará a poner en orden tus sentimientos.

Comprobar la realidad

Antes de pasar con lo que necesitas saber sobre el divorcio, los próximos párrafos te pedirán que mires antes de saltar, si te encuentras deseando salir de tu matrimonio. Optar por el divorcio podría ser tu decisión en última instancia, pero debe ser hecha en un estado de calma con pocas dudas y excusas.

Cuando alguien se me acerca y me dice que él o ella quiere el divorcio, mi primera reacción es responder: “¿Estás seguro?”. Las decisiones adoptadas con precipitación pueden tener tal efecto sobre la propia vida que, antes de que te des cuenta, es posible que no haya vuelta atrás para salvar tu matrimonio. En el fondo todos sabemos cuándo estamos en paz con las decisiones que hemos tomado, grandes y pequeñas. A veces escuchamos a nuestro “intestino”, y a veces no lo hacemos.

Cuando tomamos decisiones y medidas, mientras nuestro mecanismo de duda está en plena marcha, sabemos que tarde o temprano pagaremos por ello. Para evitar esta situación, respeta a la voz dentro de tí si dice “espera”. Tu instinto te está pidiendo que reconsideres la situación antes de tomar una decisión. Antes de realizar este cambio significativo en tu vida, échale un buen vistazo a tu interior y a tu concepto de matrimonio.

Cuando estás mirando la opción del divorcio, olvida todo acerca de la idea romántica del cuento de hadas. Es hora de realizar un buen repaso al matrimonio y entender lo que realmente lleva a hacer este tipo de alianzas. Dependiendo de cómo de realista y honesto eres a la hora de evaluar tu situación, cuando se trata de un divorcio, es posible que encuentres que “la hierba no siempre es más verde en el otro lado del césped”. Para una buena dosis de realidad, siéntate y escribe una lista con los pros y contras de permanecer casado frente a las realidades del divorcio y estar soltero.

Considera lo siguiente: los niños, tu carrera y capacidad para hacer dinero, finanzas, cambios en el estilo de vida, el costo de divorcio, estar solo de nuevo y la amenaza de las enfermedades de transmisión sexual, una vez que estás de vuelta en el circuito de citas (puedes estar pensando: “No quiero salir de nuevo”, pero créeme, lo harás).

Examina lo siguiente:

  • ¿Habéis ido a la consejería matrimonial?
  • ¿Tú y tu cónyuge os habéis tomado el tiempo necesario para hablar y aislar los problemas reales del matrimonio?
  • ¿Realmente os escucháis el uno al otro o simplemente os dedicáis a daros la lata?
  • ¿Hasta qué punto os comprometéis y tratáis de encontrar tiempo para disfrutar momentos de calidad juntos?
  • ¿Cuán productivos o destructivos son vuestros métodos de lucha?
  • ¿Os besáis y hacéis las paces sin rencores?
  • ¿Estáis vosotros, compañeros de equipo, trabajando hacia los mismos objetivos?
  • ¿Estáis dispuestos a trabajar juntos en vuestros problemas?

Las respuestas a estas preguntas te ayudarán a orientarte en la toma de una decisión racional. El divorcio es difícil, pero podría ser tu mejor opción y valer la pena la incomodidad temporal de la transición a una nueva vida. El proceso de evaluación honesta te ayudará a tener más paz y menos dudas, independientemente de tu decisión.
Compartir en:

Entradas Relacionadas

Copyright © Residual